8 recomendaciones para empezar a meditar.

mujer meditando

 

La meditación viene siendo tema de investigación, estudio y debate teórico en los últimos años. Casi podríamos decir que el estado de meditación es un estado natural de nuestra conciencia que hemos perdido con el tiempo y la velocidad del día de hoy. Además durante los procesos de meditación pueden moverse energías que uno tiene guardadas, generando muchas preguntas e incomodidades en quien la practica. Por ello es muy recomendable que uno practique meditación guiado por un especialista en el tema, esto es si pretende llegar a la profundidad de la cuestión.
Pero si uno quiere probar con pequeñas meditaciones, con prácticas regulares que le ayuden en el día a día tal vez este post le pueda servir. Una “probadita” de esta hermosa práctica que tantos cambios genera.
Al iniciar uno suele encontrarse con resistencias que tal vez le impidan creer en la posibilidad de meditar.

Hoy quiero compartirte estas ocho recomendaciones para la práctica.

1- Momento del día

Mi primera recomendación es que elijas un momento del día oportuno para vos, y para que puedas permanecer quince o veinte minutos en calma. La meditación tiene mayor potencialidad cuando se realiza entre el día y la noche, o entre la noche y el día. Es decir que lo mejor es practicarlo temprano por la mañana o al finalizar la tarde. Estos son los mejores momentos, por la mañana uno está más calmo y vacío, y por la tarde, después de la actividad uno ya está dispuesto a entrar en calma.
Sin embargo esto no es limitante, si encuentras un momento a media mañana, media tarde o antes de dormir a la noche puede ser perfecto si realmente te permites y te permiten estar sentado sin hacer nada.

2- Lugar

En la misma linea de lo que expresaba en la primera sugerencia, otra cuestión importante es el lugar. Parece sencillo pero no lo es tanto. El lugar es sumamente importante ya que puede ser definitorio a la hora de sostener la práctica. Si es en casa, la sugerencia es que escojas un rincón no transitado, y puedas armar un pequeño altar. Un lugar donde se dedique exclusivamente, por más chiquito que sea y puedas ir cargángolo de energía.
Si esto no es posible, mi recomendación es que el lugar se pueda montar y desmontar fácilmente. Los elementos más necesarios son el zafu o cojín de meditación, y el zabutón en donde uno apoya sus piernas.

3- Tiempo y silencio.

Dos aspectos importantes antes de meditar es cuánto tiempo vas a disponer para sentarte sin que nadie te perturbe y la posibilidad de silencio. No es necesario que no haya sonidos, es imposible que no hayas sonidos en una ciudad por ejemplo, pero sí que nadie quiera hablar contigo. Los sonidos de los autos, de los perros o de cualquier cosa contextual puede ser integrado en tu meditación como parte del aquí y ahora y por tanto no es inconveniente.
El tiempo tiene que ver con la disponibilidad. Muchas veces he escuchado la frase “no tengo tiempo” y para este tipo de prácticas yo creo que hay que “hacerse” el tiempo. Quince minutos es una buena cantidad de tiempo para comenzar, pero sería ideal que poco a poco vayas aumentando el tiempo en el que meditas.

4- Ropa cómoda.

Para realizar la práctica es fundamental estar cómodo. Para ello es una buena recomendación utilizar ropa cómoda como un jogging y algo suelto. Hay que considerar que generalmente cuando el cuerpo entra en un estado de relajación, por razones metabólicas, uno puede tener frío. Por lo tanto es útil tener algún abrigo a mano. También, por la misma razón, es bueno tener el estómago vacío. Meditar lejos de las comidas, en ayuno, antes de dormir, etc. El estómago vacío ayuda para no tener somnolencia o incomodidad.

posiciones-de-meditacion-imagen

5- La posición. La espalda.

Llegamos al momento de sentarnos. Una vez decidido el momento, la cantidad de minutos disponibles, el lugar que nos permita un rato de silencio, lo siguiente es sentarnos.
Para sentarnos es importante mantener la espalda recta. Desde tiempos inmemoriales se sabe que la espalda recta permite que la energía fluya, que los chakras se alineen. La espalda derecha y sin apoyarla (en lo posible) en ningún lado, ya que al apoyarla le damos la indicación a nuestro cerebro de que queremos descansar y es más fácil que nos quedemos dormidos. La utilización del zafu, permite la elevación necesaria de la cadera para poder sostener la espalda recta.

Visitá nuestro catálogo de zafus!

6- Las manos.

Muchos tipos de meditación hacen uso de los mudras. Es decir posiciones de las manos que permiten canalizar la energía de formas diferentes y particulares. Si la técnica aprendida utiliza los mudras tendrás que investigar sobre cada chakra y cada posición de manos, pero si no es así, mi recomendación es que coloques las manos o bien en el regazo (sobre el vientre) o bien sobre las rodillas. Lo ideal es que las palmas miren hacia arriba, generando así una rotación del codo que acomoda los hombros y ayuda a que la espalda se mantenga recta.

7- Posición de las piernas

En la meditación habrá maestros que exijan una correcta postura y una correcta disciplina, pues consideran esto parte del aprendizaje y del camino. Otros en cambio pueden tener otra mirada, mas condescendiente, con la finalidad de ir llevando a la persona progresivamente. Para empezar estaría bien que puedas sentarte con las piernas cruzadas en posición de semiloto, es decir apoyando una sobre la otra. Si esto fuera imposible, apoyá las dos piernas sobre el piso o zabutón. Si también doblar las rodillas en postura de indio te resulta inconveniente, basta con que te puedas sentar en una silla con la espalda recta, sin apoyarla y con las manos en la rodilla.
Si para vos es fácil doblar las rodillas entonces lo ideal es que las rodillas queden un poco más abajo que tu pelvis, para que te ayude a sostener la espalda recta.

8- Posición de la cabeza.

Con respecto a la cabeza, corresponde bajar un poco el mentón, acercándolo al esternón. Sin inclinar la cervical, mirando fijo el piso a dos metros aproximadamente de donde uno está. Con ojos cerrados o también con los ojos entrecerrados pero sin mover la mirada. La frente, pómulos, entrecejo relajados y la lengua en el paladar superior, relajada. Esta es una correcta forma de posicionarse para comenzar con la práctica, permitiendo que la energía fluya y facilitando la observación y la atención.

Más adelante seguiremos viendo más recomendaciones para acompañar tu práctica meditativa. Cuestiones vinculadas con la técnica, por ejemplo! estate atento.

espacio-yoga-silvia.png

Anuncios

3 comentarios en “8 recomendaciones para empezar a meditar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s